Vino y sangre. Cine y literatura

El pasado 30 de enero tuvimos una cita cinematográfica en la Biblioteca, dentro de la actividad Películas de Libro visionamos “Sorgo rojo” de Zhang Yimou basada en la obra de Mo Yan. Una película excelente que nos puede ayudar en la inmersión del texto literario.

Para conocer algo más sobre las dos obras artísticas os propongo algunos textos:

 -“No me importa lo que filmes”, le dijo Mo Yan a Zhang Yimou cuando este le propuso llevar al cine su novela Sorgo rojo. Tal respuesta era la que requería para evitar reclamos y malos entendidos con el autor cuando viera su obra convertida en una película, más tratándose de un director de cine que –como Yimou– apenas iba a realizar su primera película. “Pienso que el cine tiene que encontrar sus propios medios de expresión; no puede duplicar la literatura. Incluso la adaptación de una buena obra literaria debe primero volverse un film; no puede ser una copia de la literatura. Una adaptación no tiene que ser como la obra original, debe ser fílmica. Lo primero que debe hacerse es simplificar los eventos: simplificarlos y popularizarlos”, expresaba Yimou en una entrevista realizada en 1988 a propósito del estreno de su versión de Sorgo rojo.

Anuncios

Sorgo rojo

“A veces todo lo que hay sobre la tierra escupe un hedor de sangre humana.” Sorgo Rojo

“El sorgo es rojo, espeso y rojo como un río de sangre. El sorgo es bebida, es ingrediente en la comida, el invitado especial a la mesa, en Gaomi Noreste. El sorgo es el lecho de amor, la sábana que protege el encuentro sexual entre un bandido y una joven viuda. El sorgo vuela, se despedaza a causa de las balas, los cortes de los sables. El sorgo es mortaja, se tiñe más rojo. El sorgo agazapa las cabezas chinas. El sorgo es hermano del vino y del amor. El sorgo es testigo de la muerte.”

Nicolás Gómez Rey para la Apalabrar Revista de Cultura y Literatura

Mo Yan es junto a Gao Xingjian, los únicos autores chinos que han obtenido el Nobel. Su obra Sorgo rojo tuvo una mediana repercusión en España a raíz de la versión cinematográfica que en 1988 realizó su compatriota el cineasta Zhang Yimou. El escritor se define como un “contador de cuentos”  y para conocer algo más sobre él os sugiero enlacéis con nuestro apartado Lecturas.