Verano 2017- Recomendaciones. El aliento del cielo

Este año es el centenario de Carson McCullers, escritora norteamericana que muchos afirman fue una voz imprescindible en la narrativa norteamericana.

Carson McCullers nació en Columbus (Georgia), hija del propietario de una plantación y héroe confederado. La enfermedad es una constante en su vida, con 15 años contrae unas fiebres que la obligan a estar en cama varias semanas y que incidirán en su salud permanentemente.

Su obra se enmarca en el denominado gótico sureño y en la generación de William Faulkner, Truman Capote o Tennessee Williams. Carson escribe sobre los diferentes: personajes freaks y sobre temas no tratados de forma abierta hasta el momento como el adulterio, la homosexualidad y el racismo.

Aprovechando la efeméride en torno a su nacimiento, la editorial Seix Barral está reeditando sus novelas y relatos. Momento estupendo para leer El aliento del cielo una recopilación de todos sus cuentos y tres novelas cortas (Reflejos en un ojo dorado, La balada del café triste y Frankie y la boda).

Ramiro Pinilla, el bilbaíno solitario

Si con el frío no tenéis ganas de salir os proponemos la lectura de las obras de Ramiro Pinilla, escritor vasco que nos ha dejado recientemente.

Premio Nacional de Narrativa por Las cenizas del hierro, la tercera parte de su trilogía Verdes valles, colinas rojas, se enclava dentro de los nuevos narradores de la década de los 60, en sus obras muestra la realidad del mundo rural vasco, su transformación y la contribución de la emigración al mundo industrial de Euskadi.  A pesar de haber obtenido el Premio Nadal en 1960 por Las ciegas hormigas y ser finalista del Planeta en 1971 por Seno, Ramiro Pinilla el grueso de su obra se publica en el siglo XXI. El escritor es deudor de la obra de Faulkner y estuvo muy influenciado por el naturalista Thoreau.

Qué han dicho en varios medios sobre el autor…

Y si queréis conocer más a la persona y el escritor…

Podéis consultar las obras de Ramiro Pinilla en nuestro catálogo.

Faulkner y Mientras agonizo

“Mi padre decía que el sentido de la vida es prepararse para estar muerto”

William Faulkner, es uno de los novelistas estadounidenses más importantes del siglo XX. Escritor sureño, nació en New Albany (Misisipi) en 1897, ganó el Nobel en 1949 y obtuvo dos Premio Pulitzer. Es considerado un modernista sucesor de escritores tan ilustres como Virginia Woolf, James Joyce o Marcel Proust. Y reconocen su influencia tanto García Márquez como Vargas Llosa.

Miembro integrante de la llamada Generación Perdida junto con Francis Scott Fitzgerald, John Dos Passos, Ernest Hemingway, John Steinbeeck o Ezra Pound. En el  texto de Félix Rebollo Sánchez titulado La culminación de la gran literatura: la generación perdida, encontraréis información  de la misma y  una breve reseña de sus protagonistas.

Su obra Mientras agonizo, escrita según palabras del autor en “seis frenéticas semanas“, mientras trabajaba en diversos trabajos como bombero o vigilante nocturno, es una novela narrada desde diferentes puntos de vista (hasta 15 narradores), donde los personajes exponen sus preocupaciones y muestran sus diferentes personalidades a través de monólogos interiores.

La historia trata de maestra Addie Bundren, una mujer agonizante cuya familia espera el momento de su muerte. El deseo de la muerta es ser enterrada en Jefferson (en el condado de Yoknapatawpha, lugar imaginario donde Faulkner sitúa muchas de sus obras), lo que obliga a la familia a recorrer un largo camino lleno de dificultades, trasladando el cadáver en un carromato de mulas.

Os animo a leer el artículo de José María Guelbenzu sobre la novela en Revista de Libros.