Marta Sanz, escribir de lo que duele

En la Biblioteca Lope de Vega disfrutamos de lo lindo con Marta Sanz. Era una visita que esperábamos con interés y la autora madrileña no defraudó.

Marta desde el primer momento se sintió como en su casa. Advirtió que podía hablar y hablar sin parar y propuso que la metodología del encuentro fuese participativa. Y vaya si lo fue, los asistente no pararon de preguntar y ella, encantadora, dinámica, incisiva, divertida, locuaz, precisa y crítica, fue respondiendo, mostrándonos su técnica, haciéndonos partícipes de sus experiencias privadas y literarias y mostrándonos su actitud ante el arte y la vida.

Comenzamos hablando de Farándula, la novela que consiguió el Premio Herralde en 2015, obra que se está debatiendo en los clubes de lectura Tres Cantos. Escrita desde la sátira, Farándula pone el foco en el mundo del teatro para extrapolarlo al resto de la sociedad. Marta definió a los personajes de su novela, respondió las consultas, escuchó las observaciones de los lectores y detalló aspectos relativos a la escritura y a su contenido crítico.

Convencida de que la literatura puede superar traumas colectivos y transformar la sociedad, Marta Sanz nos invita a que seamos lectores intrépidos, a que nos hagamos preguntas, subvertir la convenciones e ir más allá de lo explicito.

Declaró que para ella la trama es un elemento secundario, que le gusta jugar con los límites de los textos literarios. Entiende que hay que escribir de otra forma la literatura social y que la suya lo es. Confesó que sufre de incertidumbre ante el cambio tecnológico y que es una “persona doliente”, le duele la indignación política, la precariedad, la desigualdad, que la cultura se penalice y se desvincule de la educación. ¡Y escribe de todo lo que le duele!

En Clavícula, un libro del que se siente muy orgullosa, habla sobre si misma y aunque piensa que “todos los libros son autobiográficos” este es “un pacto con la verdad”. Y ciertamente lo es. Lleno de sinceridad, lucha, crítica y humor lo recomendamos encarecidamente y os anunciamos que ya está disponible en nuestra biblioteca y en las librerías de Tres Cantos.

Conocimos a Marta Sanz porque ella se muestra como en sus libros, clara, coherente y sin complejos.Y nos atrapó. Sentimos la necesidad de indagar más en su pensamiento a través de su literatura. ¡Y con toda seguridad, lo haremos!

Jesús Carrasco, entrañable

Imagen para webJCEl pasado miércoles 20 de abril tuvimos la enorme satisfacción de realizar un encuentro literario con Jesús Carrasco. La verdad es que teníamos muchas ganas. El año pasado los clubes de lectura de la Biblioteca Lope de Vega leímos Intemperie y se habló largo y tendido sobre la novela, nos gustó tanto que nos quedamos con las ganas de comentarlo con su autor. Y por fin… ha sido posible.

El encuentro comenzó con una pequeña introducción a cargo de Carmelo Hernándo, el coordinador de los clubes de lectura y después, rápidamente los asistentes levantaron su brazos para realizar comentarios o preguntas sobre la novela. Jesús Carrasco contestaba y atendía a sus lectores con mucha atención e interés. Se notaba que los lectores le tenían cariño a Intemperie y por ende a su autor. Frases como: “Es un libro que huele” o “Nos ha dicho cosas sin hablar”,  hacen referencia a lo tangible de esta novela, que cobra vida en el momento en que la estamos leyendo. Y Jesús Carrasco dio algunas de las claves para que esto fuese posible; cuando terminó la novela suprimió páginas para eliminar lo superfluo y considera que “…hay que dejar espacios vacíos de calidad para dejar que el lector tenga sensaciones y diga cosas…”.

Respondiendo a las preguntas de los participantes, el autor habló de sus referencias literarias: Raymond CarverSteinbeck, Paul Auster, sus influencias americanas. Pero también Cortazar, Bolaño, García Márquez dentro del mundo hispanoamericano o escritores más jóvenes como Jenn Díaz, Sara Mesa, Marta Sanz o Ricardo Menéndez Salmón, que forman parte de sus lecturas.

Hubo espacio para hablar de su último libro La tierra que pisamos, que comparte con Intemperie el escenario, los personajes, de número reducido pero muy intensos, la precisión en el lenguaje narrativo y ciertos temas como la huida y la violencia (un tema que en palabras del autor le preocupa mucho). Pero que difiere en la estructura cronológica mucho más compleja en esta última, la utilización de la ucronía como recurso literario y la narración que se divide entre los dos protagonistas. La tierra que pisamos evoca a la colonización africana, la Segunda Guerra Mundial, nuestra Guerra Civil y la Memoria Histórica, y nada de ello es baladí, Jesús Carrasco los tiene muy presentes a la hora de escribir su obra. Y sobre todo la TIERRA, de forma directa y simbólicamente donde los seres humanos vivimos, amamos, sufrimos y en la que nos convertiremos.

¡¡Muchas gracias Jesús Carrasco por la generosidad con sus lectores!!