Niebla

Niebla: Miguel de Unamuno y el sueño de la “nivola” por FRANCO QUINZIANO

La narrativa unamuniana, y en modo significativo Niebla (1914), se asienta sobre la fuerza expresiva de la palabra como territorio común del autor/emisor-lector/receptor. Unamuno, maestro del lenguaje, se esfuerza constantemente en penetrar en la estructura misma de la lengua, haciendo gala de una amplia gama de recursos expresivos en los que, en particular, estructuras paradójicas, imágenes y juegos metafóricos se revelan canteras valiosas.
Sueño, niebla, novela, teatro, como metáforas significativas de su concepción de la vida, recorren su vasta y poliédrica obra. Siguiendo las huellas de los grandes autores clásicos de todos los tiempos, “desde el sueño de una sombra, de Pindaro, hasta el la vida es sueño, de Calderón y el estamos hechos de la madera de los sueños” de Shakespeare, el escritor bilbaíno se sirve con asombrosa frecuencia de la imagen onírica para desplegar las alas de su complejo universo filosófico-narrativo.
En Unamuno, observa Iris Zavala, “una misma metáfora, un mismo léxico, se repite mediante autocitaciones, reiteraciones, refutaciones, pero siempre dentro de la totalidad de su discurso, al cambiar de lugar y de función significa algo distinto”. En Niebla, una de sus novelas de mayor aliento y, tal vez, la más problemática, el sueño deja de ser mero recurso literario para erigirse en motivo recurrente, en signo de valor polisémico capaz de revelarnos el secreto y el misterio de la vida del hombre. Si la narrativa unamuniana se nos presenta como un gran viaje a través de la conciencia en la que el escritor reflexiona sobre su personalidad y el misterio de la existencia, la nivola, en este itinerario, se instala como texto clave de las preocupaciones estéticas y formales que van definiendo su escritura como espacio de indagación y búsqueda del sentido profundo de la vida. Las criaturas unamunianas, en lucha por afirmar la propia autonomía, desnudan su personalidad a través de un camino que les lleva a descubrir entre la niebla de la vida la precariedad de la existencia. Bajo esta perspectiva, la obra puede ser considerada toda ella como una gran metáfora existencial de la vida, al tiempo que la misma niebla, como imagen visual, puede asociarse al sueño en la medida en que ambos no ofrecen ninguna representación posible y están hechos de la misma indeterminada materia/sustancia.

Ver estudio completo.

Anuncios

2 pensamientos en “Niebla

  1. Pingback: Sugerencias sobre Unamuno | Club de Lectura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s