El viajero del siglo

“La vida es una comedia para los que piensan y una tragedia para los que sienten”

El viajero del siglo de Andrés Neuman

Joaquín Marco para El Cultural el EL MUNDO, 10/07/2009

“Si nos atenemos a las fechas indicadas como inicio y término de esta novela, Andrés Neuman (Buenos Aires, 1977) la comenzó cuando contaba 26 años y la terminó casi cinco años y medio más tarde. Mientras, publicó su tercera novela, Una vez Argentina (2003), el libro de relatos Alumbramiento (2006), otro de aforismos y microrrelatos, El equilibrista (2005), y reunió varios libros de poesía en Década. Poesía 1997-2007 (2008), además de colaborar habitualmente en la Prensa.


El viajero del siglo es una novela extraña al panorama de la narrativa en español, ambiciosa, excesiva, compleja, histórica, de amores, pese a situarse en los aledaños del Romanticismo, y situada en Alemania, en la imaginaria ciudad de Wandernburgo, aunque podría muy bien trasladarse a nuestro tiempo. Ha huido de los habituales modelos hispanoamericanos y ha construido su complejo artefacto con los materiales de la novela de tesis y psicológica. Parte de sus páginas constituyen ensayos que se debaten en un imaginado salón romántico, presidido por la joven Sophie Gottlieb, que reúne una vez por semana a un grupo heterogéneo que toma el té y comenta temas variados, algunos literarios, al modo en que trazó Thomas Mann sus obras mayores, en especial La montaña mágica. Sus primeras líneas, la descripción de la llegada del viajero a la que será una mágica ciudad, recuerdan las imágenes del filme de Polanski El jovencito Frankenstein. El narrador ha elegido época y ambiente, cierto sentido del humor, un deliberado misterio y el lenguaje evocador, sin abandonar modernidad y efectos poéticos.

Esta ciudad imaginaria posee rasgos que coincidirán con la del hoy injustamente silenciado Torrente Ballester, aunque descubramos derivaciones de Kafka y Proust. El marco es una villa cambiante, cuyas calles se alteran. La morosidad del relato es tal que las relaciones amorosas de Hans, el viajero permanente, y Sophie, prometida de Rudi, miembro de una de las más importantes familias de la ciudad, no culminan hasta la página 323. Se han desarrollado vivas polémicas, que la joven atempera, sobre la filosofía alemana (Kant, Fichte), la novela de moda, la patria, el amor, Europa, los luteranos y, puesto que en ella se integrará un español, Urquijo, sobre nuestros fracasados Ilustración y romanticismo, las Cortes de Cádiz y el absolutismo europeo.

Cabe decir que los temas, tratados con rigor, buscan ofrecerle al lector una guía de las preocupaciones de la época, que siguen siendo las nuestras. Pero el personaje principal de la novela será Sophie, una joven de apariencia tradicional capaz de mantener su compromiso matrimonial y conducir a la vez una pasión amorosa en secreto con Hans. El narrador utiliza el objetivismo -incluso en las descripciones de los lances sexuales de la segunda parte-, un realismo no exento de símbolos y efectos mágicos: el lenguaje de las flores, del abanico, de la traducción y se toman en consideración los románticos ingleses y franceses y los fronterizos como Nerval, Heine y Pushkin.

Las perspectivas de interpretación de El viajero del siglo son múltiples. Cabe entenderla como un análisis crítico del mundo romántico y del viaje como huida. Las relaciones amistosas entre Han y un organillero son la excusa para situarnos más allá de la ciudad, en una miseria de extrarradio.No desvelaremos una acción secundaria: las violaciones de un enmascarado, su identificación y detención. Neuman se sirve de ambigüedades, juega con el lector con misterios y construye un relato aparentemente germánico, lento y discursivo, pero nunca exento de interés. Constituye un tour de force, un experimento difícil también para un lector, alejado de cualquier concesión. Debe admitirse como una auténtica pieza literaria, pese a algunos reparos en reiteraciones, personajes secundarios no bien definidos y un exceso de pedantería. Consigue puntos de vista diversos, y por contradictorios, enriquecedores.”

Anuncios

3 pensamientos en “El viajero del siglo

  1. El escritor Luis Goytisolo (recién aclamado Premio Nacional de las Letras Españolas), fue presidente del jurado que otorgó a Neuman y su “El viajero del siglo” el Premio Alfaguara de Novela en 2009 y comentó lo siguiente. “Poco después de empezar a leer la novela, me di cuenta de que ya teníamos el ganador.”
    Espero que disfrutéis mucho leyéndola.

    Me gusta

  2. ¡Menuda mujer la Sophie Gotlieb!
    Lo de que se mueva la ciudad, es un poco intrigante…
    La tertulia divertida y amena.
    La historia de amor, tiene un principio muy lentooooooooooooo.
    Pero cuando se ponen, aprovechan el tiempo.

    En fin, a veces un poco lenta, ingeniosa a ratos, entretenida siempre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s