El jugador

Crítica de El jugador de Fiodor Dostoievski por Sr. Molina en la Revista Cultural Estandarte.

Como en muchas otras obras de Fiodor M. Dostoiveski, en El jugador (Alianza Editorial) nos encontramos con un personaje contradictorio, de talante impetuoso y acosado por una pasión que le sume en la desesperación. En este caso, esa pasión es doble: por una parte, como se puede inferir por el título del libro, está el juego; por otra, el amor. El maestro ruso esboza en esta novela corta un retrato de un hombre hundido, moralmente inestable e incapaz de hacer frente a su funesto destino por la debilidad de carácter; un hombre bondadoso, pero cobarde en lo que se refiere a madurez psicológica.

(…)

Una vez más, Dostoievski construye un personaje atormentado y frágil, poseedor de unas virtudes nobles que, sin embargo, no son suficiente para dotarle de humanidad. El “alma rusa”, como el narrador intuye, está abocada al caos, pese a tener un fondo de genio insoslayable. El jugador es una breve muestra del mejor Dostoievski y de sus inmortales creaciones; pocas veces se habrá reflejado al ser humano con más saña y con más discernimiento. Imprescindible.

Leer todo el artículo