Encuentro con Isaac Rosa


El mes de enero terminó con un gran evento. La Biblioteca Lope de Vega celebró un encuentro con autor en torno a un libro. El autor era Isaac Rosa y el libro La habitación oscura.

Isaac Rosa es un escritor y articulista habitual en diversos medios digitales como El diario o La Marea donde publica periódicamente sus relatos. Ganador de varios premios literarios: Ojo crítico de RNE, Rómulo Gallegos o el Premio Cálamo que obtuvo con la novela La habitación oscura.

En nuestro encuentro Isaac Rosa nos habló de la concepción de La habitación oscura, de forma no premeditada sino que surgió a partir de una imagen: la oscuridad como recurso y vinculada a su estado de ánimo en ese momento, un pesimismo crítico. Mencionó que la novela pretende incomodar al espectador y le obliga a entrar en esa habitación oscura para descubrir que en realidad no hay refugio y que la invisibilidad es una ilusión. Y afirmó que apuesta por crear novela política que, según sus palabras, se diferencia de la novela social no solo en el tema sino también en la forma de escribir.

La participación del público fue muy intensa y durante las casi dos horas que duró el encuentro, las preguntas dirigidas al autor versaron sobre múltiples aspectos de la novela desde su formalismo hasta sus diversos niveles de contenido. E Isaac Rosa se mostró interesado y generoso, con una “crítica sin vehemencia” (citando a uno de los participantes) que llenó de satisfacción al auditorio.

Para acabar, os facilitamos el enlace al artículo “Un conservador de izquierdas publicado” publicada en el periódico Diagonal y mencionado por Isaac Rosa como la más certera crítica que había recibido sobre La habitación oscura.

Un pensamiento en “Encuentro con Isaac Rosa

  1. Tengo la costumbre de hacer minutas de todo acto al que asisto. Es la única manera que tengo, dada mi mala memoria, de acordarme tiempo después de lo que se dijo o no se dijo.

    La minuta de este coloquio, leída a posteiori, aporta una visión más amplia de “La habitación oscura” de la que tenía antes de él. Me ha parecido que puede ser de interés de quienes asistieron, la comparto a continuación, advirtiendo que tiene recorrido de mejora y que admite críticas.

    Diego.

    COLOQUIO CON ISAAC ROSA, 31 ENERO 2019. BIBLIOTECA TRES CANTOS.

    Larga exposición previa por parte del autor.

    Introducción de las condiciones en que fue escrito “La habitación oscura”, en 2012 en lo más agudo de la crisis económica de 2009-2014.
    Mensaje: exclusión o marginación social de una generación por los efectos de la crisis, impotencia, desvalimiento, necesidad de buscar refugios. La habitación oscura se convierte en un refugio. Finalmente los refugios son ilusorios: no hay refugios.
    Escrita en un momento muy concreto, por inspiración de lugar oscuro y de la oscuridad como protagonista. Momento álgido de la crisis (2012).
    Se define como literatura política, diferente de la literatura social. Pretende posicionarse con las formas.
    Novela de un momento, que ha quedado desfasada y ha podido reactualizarse.
    Fue definido como conservador de izquierdas, porque las transformaciones son ahora de los ultraliberales.
    Se define como pesimista.
    La novela está escrita en un marco fuertemente pesimista.

    Diversas intervenciones de los asistentes con respuesta a cada una del autor.

    Tal vez debió alejarse de lo concreto y elevarse a “crisis” y “sensaciones de crisis” para conseguir algo más de intemporalidad.

    Exploración formal de la idea de la oscuridad. Hay proyectos de incorporarla al cine.
    No estaba en los planes del autor, pero, ¿es una interpretación o alegoría del mito de la caverna?

    Habitación oscura utilizada como refugio en técnicas zen.
    Habitación oscura altera la sensación de espacio y tiempo. Altera la percepción sensorial.
    Párrafos largos en que se busca no dejar que el lector tome el ritmo sino que se respete el ritmo que marca el autor.
    Dominio del ritmo narrativo.
    Meticulosidad en las descripciones, incluso en las descripciones del día a día.
    Hay coincidencia en que el estilo subyuga y sumerge al lector, que obliga a leer y a terminar el libro.

    Estilo con analogías a Amos Oz. También se le buscan analogías con Belen Gopegui.
    El autor menciona un pesimismo todavía más completo en la última novela de Rafael Chirves.

    Novela que pretende incomodar al lector: miedo, incertidumbre, asco…
    Algún asistente confirma las sensaciones de asco y apatía.

    Es posible que la forma, muy trabajada, esté desequilibrada con el fondo, que tiene todo el interés pero que está mediatizado por el momento.

    La oscuridad es un personaje más de la novela. Se degrada por el moldeo incesante del tiempo.
    Protagonista colectivo. Masa (Elias Canetti)
    Los distintos protagonistas intelectuales son reflejo de toda generación: las ilusiones de la juventud, las desilusiones de la madurez. En este caso la desilusión es amargura por las dificultades económicas y la falta de visibilidad de futuro.

    Los esfuerzos o iniciativas individuales están condenados al fracaso.
    Los esfuerzos colectivos pueden llegar a transgredir la Ley. Nos situamos en las fronteras de la delincuencia y el terrorismo.
    Si se hubiera llegado al terrorismo, precedente claro en los movimientos terroristas de los años setenta como las Brigadas Rojas.

    Cuestiones políticas o sociales del momento.
    Retroceso social de la última crisis económica.
    Sensación de incertidumbre por los cambios de la tecnología.
    Sensación de que la sociedad y sus condicionantes varían a velocidad vertiginosa.
    Caldo de malestar social, combustible que puede prender en cualquier momento. Ha habido varias mechas y puede explotar el malestar con nuevas mechas en cualquier momento.
    Llamadas al optimismo: las acciones de colectivos dan resultados y obtienen pequeñas victorias.
    No es tan importante conseguir que “el miedo pase al otro bando” como que “perdamos el miedo”
    Es importante mirar a medio plazo y consolidar acciones con estrategias.
    Una llamada a la colectivización de acciones.

    Mención a la intimidad (de la oscuridad de la habitación oscura), relativizado por el control de la tecnología a las personas, relativizado a la vez por los puntos oscuros o de no acceso a prensa ni a información, relativizado a la vez porque la masa de información y de datos es tan grande que incluso las máquinas son, por el momento, incapaces de acceder al todo.

    Es una intimidad vigilada, parcialmente. Por si acaso, conviene tapar la web cam de la pantalla de nuestro ordenador.

    Mención al ciber terrorismo. Las posibilidades de hackeo son mucho más elevadas y más accesibles de lo que nos creemos.

    Respecto al pesimismo natural del autor. ¿escriben los pesimistas para pesimistas? Hay dos respuestas: los lectores huyen del pesimismo, entonces no tendría lectores ningún autor pesimista. La otra respuesta, contraria, es que los pocos autores pesimistas serían leídos por los numerosísimos lectores optimistas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s